TU DECISION DE VIVIR EN CANADA

Comment is Closed

A nuestros lectores, les doy la bienvenida a esta nueva sección de VivaenCanada.com. Quiero comenzar los blog con este artículo que trata sobre la decisión de emigrar y les invito a proponer temas para artículos futuros.  

 La inmigracion no comienza cuando llegamos a Canada; comienza en el momento mismo que tomamos la decisión de emprender un proceso para vivir en Canada.

La vida en Canada nos aporta una serie de beneficios que comenzamos a disfrutar, al menos visualmente, con las informaciones, lecturas e imágenes que vamos teniendo en nuestras manos cuando comenzamos a indagar en vista de nuestro interés en Canada viéndolo como una promesa de vida estable, segura, de un país en constante crecimiento, que además goza de las bondades y comodidad que brindan los avances de la modernidad, ciencia y  tecnología. Esto es altamente atractivo. Este proyecto de vida comienza con nuestra:

Decisión-  puede estar basada en la inconformidad en nuestro país de origen con nuestro entorno social, laboral, o en una firme idea de que nuestra vida será mejor, generalmente hablando, en Canada. La decisión de emigrar debe necesariamente ser tomada en conjunto si tenemos pareja, ya que es un proceso que implica un gran compromiso y un esfuerzo que debe hacerse en conjunto. Hemos visto casos en que uno de los dos en la pareja, ‘sabotea’, consciente o inconscientemente el proceso, y esto se debe en muchos casos a que la persona no está completamente decidida; no está segura del importante paso, o simplemente tiene miedo. En todos los años que tengo trabajando en esta área, en que hemos asesorado a estudiantes, trabajadores temporales, residentes permanentes y hemos mantenido el contacto con nuestros clientes hasta que han obtenido su ciudadanía canadiense, no hemos visto ni un solo caso en que las personas se hayan arrepentido de haber tomado la decisión de venir a Canada. En todos los casos aprendemos idiomas, estudiamos algún programa académico, técnico, universitario, de post-grado o PHD, tenemos una experiencia de vida incomparable, disfrutamos de bellezas y recursos naturales incomparables en el mundo entero y si cumplimos con los tiempos de presencia física requeridos, obtenemos nuestra CIUDADANIA CANADIENSE. Desde antes de tomar la decisión,  es importantísimo que cuentes con los consejos de un abogado o consejero en inmigración canadiense de confianza que te guie en tu toma de decisión a fin de que sea lo mas acertada y adecuada a tus intereses.

Preparación – toda decisión requerirá que nos preparemos para hacerla realidad; la disgregaré en tres puntos:

-Estudios: sea que decidamos venir a Canada a estudiar o que como parte de nuestro proceso de integración decidamos seguir estudios en Canada, antes de obtener la residencia permanente, debemos procurar iniciar cualquier proceso, habiendo culminado los estudios que inicialmente estábamos planeando concluir en nuestro pais de origen. Mientras mas preparados lleguemos a Canada, mas son las probabilidades de que logremos mejores puestos de trabajo o podamos seguir estudios de especialización, de ser el caso.

-Idiomas: no me cansare de repetir que todo lo que puedan aprender de inglés y de francés en sus países de origen, mejorara su calificación dentro de cualquier programa migratorio canadiense y les hará mas fácil su integración en Canada. Si consideran que tienen un nivel de francés o de ingles muy bueno, pues céntrense en mejorar el uso del mismo en sus sitios de trabajo, o en el vocabulario de su profesión. No solo para calificar, sino para su vida futura en Canada, los idiomas oficiales canadienses son imprescindibles para su vida futura e integración exitosa en Canada.

-Documentos: la preparación documental es imprescindible sea cual fuere tu interés en Canada. Si venimos a estudiar, debemos preparar la documentación que soporte tanto el proceso por la obtención de la visa de estudios, como los documentos que nos exija la institución educativa que hemos escogido. Si emprendemos un proceso por la obtención de la residencia permanente, debemos preparar la documentación exigida por el Gobierno Canadiense, y estar listos a preparar nuevos documentos o presentar nuevas exigencias que el Gobierno canadiense eventualmente exija en el curso de su proceso.

Tu preparación estará acertadamente guiada por tu abogado o consejero migratorio de confianza.

Oposiciones – (si, es la primera a la que me refiero en plural) – porque de seguro tendremos opositores a nuestra idea de irnos. Sin importar si nos conocen a nosotros poco o mucho, conocen o no Canada; conocen el proceso, los programas migratorios, el sistema de vida canadiense o simplemente se basan en comentarios leídos u oídos de terceros. Siempre tendremos personas que opinen negativamente acerca de nuestra idea de irnos. Son quienes no se atreverían a tomar una decisión de esta envergadura en sus vidas. Lo consideran muy riesgoso, por decir lo menos… Otra oposición determinante es la de nuestra pareja. Muchos han sido los casos en que son ellos (as) quienes nos sabotean el proceso, de diversas maneras: siendo indiferentes, no colaborando en la preparación personal o documental necesaria, ejerciendo presión psicológica para hacernos desistir, una vez tomada la decisión, en pareja…son muchas las maneras de no apoyar un cambio de país.  Qué hacer? Tomar nuestra propia decisión. Emigrar es una decisión personal y-o de pareja, que en todos los casos tiene un marco temporal definido. Para después es tarde. Tu momento es ahora.

Emociones – el miedo a lo desconocido. Esta simple frase abarca todos los temores que afectaran tu decisión, sobre todo si es de convertirte en residente permanente. Comparto una idea contigo: tu país, tu familia, tus amigos de la infancia, seguirán donde están! Podrás ir a verlos cuando quieras, mientras tu llevas adelante tu proyecto de vida canadiense! Si te quedas en Canada o regresas a tu país, será una decisión tuya, como lo ha sido la decisión de emprender este proyecto de crecimiento de irte! Canada no impone restricciones para las salidas y entradas a los residentes permanentes siempre que cumplas con la presencia física requerida para mantener tu residencia o para lograr la ciudadanía.  Piensa en tu proyecto como una ausencia prolongada de tu país.

 

Proceso- Con tantos cambios que han venido sufriendo los programas migratorios canadienses desde 2008, son muchas las dudas que tienen los interesados en Canada y más aun las que surgen cuando comienzas un proceso, cualquiera que sea. He tenido clientes que, agotados por los vaivenes que han sufrido al intentar un proceso y verse rechazados, vienen a mi consulta desesperanzados, cansados, y hasta agotados. Tiempo, emociones, esperanzas y dinero pueden verse disminuidos al comenzar bien un proceso, con la debida orientación de tu abogado o consejero en inmigración de confianza, que te guie paso a paso y lo mas importante, que te mantenga informado y te notifique de cambios que afecten tu proceso. Personas inescrupulosas ofrecen plazos, procesos, garantías y un sinfín de promesas y bondades, imposibles de llevar a la realidad. El otorgamiento de una visa temporal o permanente corresponde al Gobierno de Canada y Canada tiene un proceso migratorio de igualitaria aplicación a nacionales de todas partes del mundo. No hay cuotas por países y mucho menos por abogados o compañías migratorias. El éxito en tu proceso migratorio está en que tu perfil se ajuste a los requerimientos del Gobierno de Canada y sea presentado de manera impecable y con el basamento legal  que corresponda. Y en este punto insisto; la única fuente confiable de información a la hora de emprender cualquier proceso: www.cic.gc.ca sitios web, blogs, artículos, pueden solamente confundirte y crear zozobra en muchos casos. Canada proceso es único e individual, no puedes basar ni comparar el tuyo con el de tu vecino, por más que sus perfiles sean parecidos, cada persona o grupo familiar gozara de un trato individual.

Aporte – quién ofrece que a quién? siempre pensamos en lo que Canada nos ofrece…pero me gusta hacerlos pensar  en lo que ustedes aportaran a Canada. Este tema será objeto de un artículo completo en el  futuro, pero a mi parecer es una de las claves del éxito. Identificar  nuestra habilidad, nuestra experiencia adquirida, nuestros estudios, en definitiva, nuestro aporte al emigrar, e investigar que cual (es) de nuestras cualidades son apreciadas en Canada. Si puedes estudiar, hacer un programa de especialización, un curso o cualquier estudio que hayas identificado en las ofertas de empleo canadienses que te postulara mejor, hazlo! No esta de mas prepararte bien antes de llegar a Canada.

Si después de haber vivido en Canada en forma temporal o como residente permanente, decides no quedarte en Canada, tu experiencia migratoria siempre será positiva; te habrá enriquecido, a ti y a tu familia. Si fuiste a estudiar, regresas a tu país habiendo aprendido o mejorado el dominio de uno o dos idiomas; si tus estudios fueron académicos, con un diploma que te permitirá lograr mejores puestos de trabajo; si has trabajado en Canada, tendrás una experiencia de trabajo válida y apreciada internacionalmente.

Entre tu vida actual y tu futuro, existe una línea claramente divisoria: tu hoy y tu mañana.

Desde el momento que decides emigrar, tu vida cambia para bien!

FacebookTwitterGoogle+Compartir